El Nido Verde cumple 47 años de vida

Los Pericos de Puebla han jugado a lo largo de su historia en tres parques diferentes. El primero de ellos, llamado “Parque Puebla” vio desfilar a gente como Roberto Ávila, Pedro Pages, Salvatorie Maglie y otros más. Este escenario tuvo vida en la década de los cuarentas, y con el paso del tiempo se volvió obsoleto. En 1952 fue turno para el Estadio Olímpico Ignacio Zaragoza, en este escenario los emplumados disputaron sus cotejos en la década de los cincuenta en la Liga Invernal Veracruzana y en su regreso a la Liga Mexicana en los años sesenta.

Pericos salió de la Liga al concluir la campaña de 1969 y regresó en 1972, esa reincorporación al circuito traía torta bajo el brazo, y es que los empresarios William Budid y Emilio Tame, no solo regresaban el béisbol a Puebla, también fueron participes en las gestiones de la nueva casa de los emplumados. Un año se llevó la construcción del nuevo escenario, el arquitecto de esta obra fue Guillermo Bianchini.

La inauguración del Coloso de la Colonia Maravillas se dio el 16 de junio de 1973, el duelo fue ante los Piratas de Sabinas, y los emplumados arrancaron con el pie derecho en su nueva casa al derrotar a los de Coahuila por pizarra de 6-0. El triunfo de ese primer juego fue para Arnulfo Adame, respaldado por las actuaciones ofensivas de Gustavo Sposito y Teolindo Acosta, este último fue el encargado de dar el primer hit y el primer cuadrangular en el nuevo recinto. El encargado de lanzar la primera bola fue el Gobernador del Estado de aquel año, Guillermo Morales Blúmenkron.

Sin embargo la novena verde al poco tiempo regresó al Ignacio Zaragoza, debido a deficiencias que tenía el nuevo Parque, y fue hasta 1975, que el Serdán fue reinaugurado, gracias a la inversión que el Gobierno de Alfredo Toxqui le inyectó al Nido Verde, destacando la instalación de las torres de luz, para celebrar juegos nocturnos.

El Serdán ha vivido grandes momentos, destacando el juego número siete de la Serie Final de 1979 entre Ángeles de Puebla y Ciudad Juárez, en esa ocasión el parque sin duda alguna tuvo un sobrecupo, prácticamente todo Puebla estaba presente en el Coloso. También el Serdán fue testigo del campeonato de los Tigres de la Angelopolis en el 2005, con la peculiaridad de que esa novena jugó solo con peloteros mexicanos. Recientemente el parque fue marco del campeonato de los Toros de Tijuana en el 2017.

El Nido Verde también ha sido testigo de grandes hazañas y momentos, como los juegos sin hit y carrera de John Henry y Jesús Olague, el casi perfecto de Cris Bennet, el juego perfecto de cinco entradas de Pascual Coco, las jornadas de 6-6 de Jesús Arredondo y Julio Borbón, los cuatro cuadrangulares en un juego de Jorge Vázquez, los títulos de la Zona Sur en el 2010 y 2017, las constantes blanqueadas de Aurelio Monteagudo y Ernesto Escarrega, los cañonazos de Willie Aikens, los juegos de estrellas de 1987 y 2005, los imparables 1,000 de Pedro Iturbe y César Tapia, el doblete 199 de Tapia, en fin podemos seguir enlistando muchos momentos que se han vivido en el Serdán, pero para este inmueble aún hay muchas páginas en blanco, felicidades al Coloso de la Colonia Maravillas, por su aniversario número 47.

Por Edgar Pérez H.